Por tejedores, para tejedores…

El Centro de Textiles Tradicionales del Cusco (CTTC) es una organización sin fines de lucro fundada en 1996 por tejedores de los Andes y sus patrocinadores. La misión del Centro es ayudar a la supervivencia de las tradiciones textiles cusqueñas brindando apoyo a las comunidades indígenas que las crean. El Centro trabaja con diez comunidades de tejedores en la región del Cusco, Perú, bajo una base de comercio justo para ayudar a recuperar las tradiciones y promover tanto a los tejedores como a su trabajo. A través de la organización comunitaria, talleres, oportunidades educativas y más, el Centro de Textiles Tradicionales del Cusco asegura un futuro para las tradiciones textiles cusqueñas.

Cita Pascuala 7

Nuestros trajes reflejan la riqueza cultural de nuestras familias y nuestros propios éxitos. Además, muestran nuestra habilidad para confeccionarlos… Al tejer [nuestros trajes] nos atribuimos un sello personal.Benita Ccana, Tejedora de Pitumarca
 

En los andes de América del Sur, los textiles son omnipresentes. Conforman una parte crucial en la vida de los habitantes indígenas quienes llaman hogar a esta escarpada cordillera. Los textiles son tanto prácticos, al servir como protección del agreste clima de los Andes, como impresionantemente hermosos, pues generaciones de tejedores han aplicado su creatividad para inventar técnicas y diseños que no se encuentran en ningún otro lugar del mundo. Como sucedió en el pasado, los textiles hoy constituyen una fuente poderosa de identidad.


Pero esta identidad está en riesgo. La población indígena aún enfrenta el racismo a diario. Una economía de mercado global, que promueve productos baratos y fabricados a máquina, destruye el respeto y el interés sobre lo hecho a mano. La violación de los derechos intelectuales de los pueblos nativos sólo incrementa esta lamentable realidad. Hilo a hilo, diseño por diseño, los tejedores de Accha Alta y Acopia, Sallac, Patabamba, y otras seis comunidades están luchando por recuperar sus tradiciones las cuales están al borde de la extinción. A través de investigaciones y exhibiciones, la práctica diaria de su arte textil y su uso cotidiano, los tejedores están enseñando al mundo no sólo por qué sus textiles son importantes, sino, sobre todo, que no residen en los anales de la historia. Los textiles andinos son una tradición viva.


Los patrones de Chinchero pueden ser vistos en varios tejidos de diferentes regiones del Cusco, en otras comunidades y, también, en otros países. Es posible que por consecuencia de esto, la identificación con nuestros propios patrones desaparezca en el futuro…Estefania Quispe, tejedora de Chinchero